Gestalt Ceres

Psicología. Gestalt. Terapia floral

C/ Paulino Caballero 39, 3º
Pamplona. Navarra
T. 619229486

Consulta de Flores de Bach

Almendro

¿Qué son las flores de Bach?

Se conoce a las flores de Bach como una terapia energética que ayuda a equilibrar las emociones de la persona. Esto es cierto, aunque en realidad, las flores trabajan los cuatro planos básicos del ser: espiritual, mental, emocional y físico simultáneamente, por lo que se puede considerar no sólo una terapia holística, sino un instrumento de crecimiento personal excelente.

Las 38 esencias del Dr. Bach son preparados bebibles de plantas silvestres elaborados a partir de flores en su punto óptimo de floración que se sumergen en agua y se exponen al sol, o a la ebullición. Este proceso finaliza en una dilución bebible que se comercializa en pequeños frascos de 10 a 60 ml en farmacias y tiendas especializadas. Fueron descubiertas por el prestigioso médico, bacteriólogo y homeópata Edward Bach en la década de los años 30.

Sistema completo

Se dice del sistema floral de Bach que es un sistema completo en sí mismo puesto que abarca las distintas estructuras de personalidad (según las entendía el Dr. Bach), las emociones y los estados mentales básicos del ser humano.

El hecho de que se defina como un sistema “completo” viene a significar que es posible traducir en un preparado floral el cuadro psico-emocional presente en una persona, sin que queden aspectos básicos sin poderse incluir. La fórmula floral, no obstante, puede ser enriquecida con esencias de 2ª generación (posteriores a Bach).

Existen muchos otros sistemas de esencias florales en la actualidad, algunos de ellos muy consolidados entre los terapeutas florales, por la confianza en los elaboradores y la larga experiencia y resultados beneficiosos que van acumulando.

Si bien, una terapia floral no es necesariamente mejor por el hecho de que el terapeuta incorpore más o menos sistemas, una atención profesional adecuada depende de otros muchos factores, como es una formación sólida en la conducción de la entrevista floral.

Tratamiento personalizado

Durante el tratamiento, a través de una entrevista personalizada, el terapeuta floral identifica cuáles son esos aspectos básicos que subyacen en estado psico-emocional de la persona en su momento presente.

Por ejemplo, un estado de “depresión” definido así por una persona puede necesitar esencias florales diferentes de un individuo a otro. Si la depresión se vive con desesperanza y apatía, requerirá unos remedios; si lo hace con desmotivación, agotamiento e irritabilidad, necesitará otros distintos. De modo que esta terapia trata a la persona y no al síntoma, sea este un síntoma emocional, mental o físico.

¿Quién puede tomarlas?

Los remedios pueden ser tomados por todos (bebés, niños, embarazadas, ancianos, etc.), ya que las Flores de Bach:

  • Son completamente seguras y naturales.
  • Carecen de contraindicaciones y efectos secundarios. Tampoco hay riesgo de sobredosis, ni conllevan adicción.
  • Son además compatibles con otros remedios, alternativos o alopáticos, a los que no sustituye.

También pueden tratar animales y plantas.

Es importante subrayar que las flores de Bach y otras esencias florales no sustituyen otros tratamientos, sino que son compatibles con tratamientos alopáticos, homeopáticos u otros remedios farmacológicos o naturales.

¿Es una terapia fiable?

Este método ha sido utilizado con éxito desde hace más de 75 años por profesionales en el campo de la salud de todo el mundo. El número de libros y publicaciones disponibles en la actualidad es muy abundante. Son tantos los casos en los que se han producido resultados satisfactorios que la cantidad de usuarios y terapeutas aumenta día a día. La O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) señaló en un informe la ausencia de efectos secundarios de los remedios florales.

Limitaciones en el auto-tratamiento

La terapia con esencias florales de Bach puede utilizarse para la auto-ayuda o auto-tratamiento cuando la persona aprende el sistema. El propio Dr. Bach recalcó la sencillez de su método de cura a modo de “botiquín emocional”. Esto es así especialmente en las situaciones agudas o puntuales, en las que podemos prescribirnos los remedios que necesitamos con cierta facilidad. Por ejemplo, días en los que estamos nerviosos o irritables, cuando necesitamos adaptarnos a una nueva situación, agotamiento psíquico o físico, en resumen hechos más o menos circunstanciales.

Sin embargo, en el tratamiento de situaciones que tienen que ver con dificultades arraigadas en el tiempo, existen mecanismos y bloqueos en el carácter de la persona que a menudo escapan a su propia percepción. Entonces la persona necesitará un tratamiento más largo y especializado, debiendo recurrir a un terapeuta apropiadamente cualificado para este nivel de uso de las esencias florales de Bach.

Lo que nos sana es el proceso

Las Flores de Bach, tomadas de manera puntal, nos ayudan a aliviar estados de ánimo dolorosos, en situaciones de crisis o en momentos en que nos hallamos “superados” por nuestras emociones: duelos, miedos, fobias, irritabilidad, tristeza, cansancio, etc.

Aunque la verdadera fortaleza de la Terapia floral de Bach se obtiene cuando nos involucramos en nuestro propio proceso de aprendizaje vital, actuando así las esencias como facilitadores del crecimiento personal (“psicoterapia líquida”) ayudándonos a ser más conscientes de nuestros conflictos internos y de nuestra auténtica personalidad, lo que nos permite gestionar nuestra vida de una manera más satisfactoria.

Las esencias florales son, fundamentalmente, agentes armonizadores, y como tales, su función primordial es la de ayudarnos a crear un estado de equilibrio. Pero, ¿qué significa un “estado de equilibrio”?. Si existe un concepto verdaderamente importante para comprender este punto, es que la fortaleza de la actuación de las esencias es que permiten una percepción mucho más acentuada de lo que está sucediendo en nuestro interior:

“Las esencias florales están destinadas a aquellos de nosotros que verdaderamente desean hacerse responsables de sus estados emocionales, mentales y espirituales” (C. A. Kemp).

Las esencias florales por tanto nos ayudan a gestionar nuestras emociones y a clarificar nuestros estados de ánimo, pensamientos y modos de ser, para desde ahí, en palabras del Dr. Bach “ser el capitán de nuestro propio barco”.

¿En qué consiste la Terapia con flores de Bach?

Un proceso de Terapia con flores de Bach se realiza en sesiones regulares, semanales o quincenales. Durante las sesiones el terapeuta, a través de su presencia y escucha, identifica las esencias florales que subyacen al contenido emocional y mental de lo que expresamos. Nos indica los aspectos que trabajan las esencias seleccionadas. También, desde el seguimiento del proceso de la persona, el terapeuta nos ayudará a darnos cuenta de los aspectos en los que vamos mejorando y qué otras cuestiones salen a flote en cada nuevo “aquí y ahora”. Las sesiones con el terapeuta floral suponen un marco de trabajo, trabajo sobre uno mismo que realiza la persona, con la ayuda inestimable de las esencias y la presencia del terapeuta.

En este proceso hay momentos en que las esencias florales actúan como un bálsamo para nuestro corazón dañado, nos producen alivio, descanso, entendimiento,… aquello que necesitamos en ese momento. A veces, la “sabiduría” con que actúan las esencias parecen producir efectos que nos sorprenden, por inesperados, si nos acercamos a ellas sólo buscando “el no-sentirnos de una determinada manera” (p.ej. “no quiero sentirme enfadada, ¿qué flor hay para ello?”).

Las esencias florales no nos ayudarán a escapar de los momentos incómodos -por dolorosos- que tengamos que vivir para nuestro proceso de crecimiento personal. Por eso, a veces puede pasar que esa emoción de la que queremos liberarnos se intensifique (“¿qué ocurre? ¡me estoy sintiendo más enfadada!”, en el ej. anterior). Si es así, no nos quepa duda de que eso es lo que necesitamos vivir, y tampoco nos quepa duda, de que eso nos está ocurriendo porque es un momento de cierta fortaleza en la que podemos enfrentarnos a ello (siguiendo el ej. anterior, necesito darme cuenta de cuán enfada estoy para así sentir más claramente la necesidad de resolver una situación determinada).

Más allá del equilibrio psico-emocional

Si es el propio proceso el que nos sana, nos sana porque ese proceso nos acerca más a lo que somos, a nuestra auténtica personalidad. Ello conlleva una conexión más profunda con la parte más elevada de nosotros, que el Dr. Bach identificó con nuestra alma.

El Dr. Bach creía que cada uno de nosotros tenemos un camino propio y único en la vida. Y que venimos al mundo a desarrollar una determinada cualidad, qué es algo muy genuino nuestro y que -en positivo- es lo mejor que podemos ofrecer al mundo.

Desviarse de ese camino e “ignorar los dictados del alma” en palabras de Bach, conducen a la enfermedad y a la infelicidad.

Obviamente, encontrar nuestro camino, nuestra esencia (o “vocación vital”) es un proceso que puede llevarnos toda (o gran parte de) la vida. Sin embargo podemos decidir entre caminar en la desconexión de nuestra esencia íntima o involucrarnos en su búsqueda. La diferencia entre una opción y otra es la diferencia entre encontrar o no sentido a nuestra vida. Las Flores de Bach siempre actuarán desde su “inteligencia” hacia esa conexión íntima.

“He llegado a comprender que las flores no son más que la manifestación física de un principio universal, o el aspecto de Dios. Cada flor parece tener en sí misma un tema específico, una lección, o el aspecto del Principio Universal que involucra” (C. A. Kemp).

Bibliografía (Flores de Bach)

Básica:

  • Bach, Edward. La Curación por las Flores (Cúrese Ud. Mismo; Los Doce Remedios; Catálogo de Remedios de Wheeler) Edaf. Madrid, 1991.
  • Bach, Edward. Bach por Bach: Obras completas. Ediciones Continente, Buenos Aires, 1993.
  • Weeks, Nora. Los Descubrimientos del Dr. Edward Bach. Editorial Indigo. Barcelona, 2007.

Recomendada para un nivel de iniciación:

  • Barnard, Julian. Guía de los remedios florales del Dr. Bach. Flower Remedy Programme. 1996.
  • Barnard, Julian. Flores de Bach: Forma y Función. Flower Remedy Programme. 2008.
  • Cañellas, Jordi. Cuaderno Botánico de Flores de Bach. Editorial Integral. 2008.
  • Chancellor, Philip. Flores de Bach, Manual Ilustrado. Lidiun. Buenos Aires, 1992.
  • Espeche, Bárbara. Flores de Bach. Manual Práctico y Clínico. Continente. Buenos Aires, 1990.
  • Howard, Judy. ABC de las Flores de Bach. Lidiun. Buenos Aires, 1993.
  • Howard, Judy. Los Remedios Florales del Dr. Bach para Mujeres. Edaf. Madrid, 1994.
  • Howard, Judy. Los Remedios Florales del Dr. Bach para Niños. Edaf. Madrid, 1995.
  • Juan Bautista, Lluis. Flores para Vivir. Flores para Compartir. Océano Ambar. Barcelona, 2000.
  • Pastorino, Maria Luisa. La Medicina Floral de Edward Bach. Urano. Barcelona, l989.
  • Ramsell, John. Preguntas y Respuestas sobre los Remedios Florales del Dr. Bach. Edaf. Madrid, 1993.
  • Scheffer, Mechthild. La Terapia Floral de Bach: Teoría y Práctica. Urano. Barcelona, 1992.
  • Scheffer, Mechthild. Las Flores de Bach. Preguntas y Respuestas. Urano. Barcelona, 1994.

Recomendada para un nivel de mayor profundización:

  • Bach, Edward. Los Remedios Florales: Escritos y Conferencias. Edaf. Madrid, 1993.
  • Barnard, Julian. Las obras completas del Dr. Edward Bach. Oceano Ambar. 2004.
  • Barnard, Julian. Los remedios florales del Dr. Bach: Forma y Función. 2008.
  • Espeche, Bárbara. Flores de Bach II. Clínica Terapéutica y Signatura. Continente. Buenos Aires, 1993.
  • Cañellas, Jordi. Cuaderno botánico de las flores de Bach. Ed. RBA, Barcelona. 2008.
  • Cañellas, Jordi. Flores de Bach para la personalidad. Auto-edición. 2010.
  • Cañellas, Jordi. Las flores de Bach + espiritualizadas. Auto-edición 2012.
  • Cañellas, Jordi. El Cultivo y la Elaboración de las Flores de Bach. Ed. Ed. El Grano de Mostaza, Barcelona, 2014.
  • Grecco, Eduardo H. Edward Bach: La luz que nunca se apaga. Ediciones Continente, Buenos Aires, 2005.
  • Grecco, Eduardo H. El Legado del Dr. Edward Bach. Ediciones Continente, Buenos Aires, 2004.
  • Homedes, Enric. Manual de Flores de Bach aplicadas a los animales. Editorial La Plana. 2009.
  • Juan Bautista, Lluis. Bach Esencial: De las enfermedades primarias al objetivo de la vida. Océano Ambar. Barcelona, 2005.
  • Juan Bautista, Lluís. El Sistema Bach: Las dos series de flores, sus correspondencias y otras investigaciones. Indigo. Barcelona, 2007.
  • Orozco, Ricardo y Sánchez, Clemente. Flores de Bach. Diagnóstico Diferencial entre Esencias. Indigo. Barcelona, 1999.
  • Orozco, Ricardo. Flores de Bach: Manual de Aplicaciones Locales. Indigo. Barcelona, 2003.
  • Orozco, Ricardo. Flores de Bach: Manual para Terapeutas Avanzados. Indigo. Barcelona, 1996.
  • Orozco, Ricardo. Inteligencia Emocional y Flores de Bach. Tipos de Personalidad en Psicología Contemporánea. Ed. Indigo, 2005.
  • Orozco, Ricardo. Flores de Bach: 38 Descripciones dinámicas. Ed. El Grano de Mostaza, Barcelona, 2010.
  • Orozco, Ricardo. El Nuevo Manual del Diagnóstico Diferencial de las Flores de Bach. Ed. El Grano de Mostaza, Barcelona, 2011.
  • Orozco, Ricardo. Flores de Bach: Recursos y estrategias terapéuticas. El Grano de Mostaza, Barcelona, 2013.
  • Scheffer, Mechthild. Experiencias con la Terapia Floral de Bach. Urano. Barcelona, 1992.
  • Scheffer, Mechthild. Terapia Original de las Flores de Bach. Paidós. Barcelona, 1994.
  • Tabor, Mary. Fiel a ti mismo. Editorial Indigo, 2010. (reedición a partir de la original inglesa).
  • Veilati, Susana. Tratado Completo de Terapia Floral. Edaf. Madrid, 2000.
  • Veilati, Susana. Terapia Floral Integrativa. Edaf. Madrid, 2013.

Subir