Gestalt Ceres

Psicología. Gestalt. Terapia floral

C/ Paulino Caballero 39, 3º
Pamplona. Navarra
T. 619229486

Cinco maneras de sabotear el placer sexual, E. Grecco

Reportaje al Dr. Eduardo Grecco: “Cinco maneras de sabotear el placer sexual” (Esencias Florales FES – California), por S. Veilati.

El Dr. Grecco, es psicoanalista, Dr. en psicología, psicoterapeuta, docente y terapeuta floral, fue presidente de la Asociación Latinoamericana Floral y probablemente el autor de habla hispana más prolífico en materia floral.

En esta entrevista S. Veilati conversa con el Dr. E. Grecco sobre sexualidad y esencias  florales del Sistema floral de California que es, después del sistema de Bach (las 38 “Flores de Bach”), el que más tiempo lleva implantado en el mercado terapéutico.

Esto implica obviamente una importante ventaja a la hora de elegir alternativas complementarias al sistema inglés: evidencias clínicas contundentes demostradas una y otra vez a lo largo de más de 25 años. Cuestión que en nada desmerece a otros sistemas florales que se destacan por otras particularidades.

pintura-en-lienzo-de-una-pareja-bailando

 

La sexualidad como maestra

S. Veilati: ¿Hay una definición para la sexualidad?

Dr. Eduardo Grecco: La sexualidad es una experiencia que acontece tanto en el cuerpo como en el alma y que funciona como maestra en nuestro proceso de evolución hacia la realización personal. Al concebir al sexo como una búsqueda, la conciencia admite su naturaleza incompleta, falta que el amor intenta cubrir a cada paso de la vida.

Sin embargo, este descubrimiento puede ser vivido con angustia y miedo. La persona siente, entonces, que en el centro de su ser se desata un torbellino al cual no puede enfrentarse, semejante al dolor que produce el corazón partido y desgarrado por una pérdida. Estas situaciones, marcan al psiquismo a fuego y pueden llevar a la persona a evitar el contacto sexual.

Me refiero específicamente a lo que bien podríamos llamar “los cinco mecanismos para encubrir, de diferentes modos, la incapacidad para la entrega al goce sexual compartido.

Sanar la sexualidad con esencias florales:

La Anorexia sexual

S. Veilati: ¿Cuáles son esos mecanismos y en cuáles esencias florales podemos pensar para su sanación?

Dr. Eduardo Grecco: Me gustaría referirme en principio a “la anorexia sexual” que es un intento inconsciente, de la persona, para hacer de cuenta que no necesita nada. La mejor manera que encuentra, para lograr este objetivo, es creer que ya tuvo todo el sexo que le hacía falta.

El origen de este padecer hay que buscarlo en una fuerte sensación de amor y placer erótico insatisfecho vividos como un profundo vacío interior. Así, como la lujuria representa una manera de cubrir este vacío por medio de una constante actividad sexual que, sin embargo, “no alimenta” y no calma el deseo, la anorexia sexual es privar a este agujero afectivo de la nutrición erótica con la esperanza de que de esta manera deje de existir.

En algunas oportunidades la anorexia sexual se encubre bajo la forma de una espiritualidad ascética, un apego neurótico a “disciplinas” o una renuncia a la vida sexual con la justificación de perseguir fines trascendentes.

Este síntoma suele estar acompañado de resistencia al crecimiento y la madurez sexual, convirtiendo el propio cuerpo en el de un púber o borrando sus formas. Nace de una experiencia infantil traumática, de inseguridad emocional o de temor a enfrentar las tareas del vivir.

Algunas esencias para sanar este tema son la Mariposa Lily (para sanar la relación con la madre arquetípica y la carencia afectiva), Lady’s Mantle (para sanar la relación con la madre terrena y el vacío interior) y Fairy Lantern (para sanar el síndrome de Peter Pan y aceptar el madurar).

Anestesia sensual

S.Veilati: Has dicho que podemos reflexionar sobre cinco mecanismos de sabotaje sexual, ¿Cuál sería el segundo?

Dr. Eduardo Grecco: Estar anestesiado sexualmente. Esto significa que los sentidos están dormidos y las sensaciones inhibidas para todo lo que tenga que ver con lo sexual. Pero esto que ocurre en el cuerpo, sucede en el alma. La anestesia exterior es consecuencia de un dinamismo interior que, independientemente de las causas concretas que lo forman, expresa temor, indefensión y desamparo. En ocasiones, este padecer, también, es producto de un proceso melancólico o depresivo. En ese caso hay que incluir entre los motivos emocionales a considerar las “penas de amor”.

La anestesia sexual conlleva muchos problemas en las relaciones afectivas ya que o bien no puede encubrirse o se promueve una conducta de fingimiento que lleva al desajuste, el malestar y la tensión en las parejas.

Y algunas esencias florales que colaboran a su tratamiento son Hibiscus (para despertar el deseo y las sensaciones corporales), Manzanita (para reconocer la presencia del cuerpo) y Self-Heal (que es un magnifico despertador del médico interior pero, también, de las sensaciones dormidas).

Inapetencia sexual o el “mal de los casados”

Susana Veilati: En uno de tus cursos hiciste referencia a la inapetencia y la alexitimia sexual como otros modos de obstrucción al devenir erótico…

Dr. Eduardo Grecco: Sí, es cierto, y podemos decir que la inapetencia es el tercer mecanismo de sabotaje sexual. Se puede observar que hay hombres y mujeres que no presentan ninguno de los síntomas sexuales que usualmente traban las relaciones. Si manifiestan, en cambio, una marcada tendencia hacia una bajísima frecuencia en la actividad sexual. Esta escasez es evidente para uno o para ambos participantes de la pareja aunque la viven de un modo distinto. En el caso de que sea un hombre quien padece de inapetencia sexual, esta situación le trae pesadumbre y culpa ante la pobreza de sus desempeños y, por su parte, la mujer se siente víctima de una privación o de una conducta mezquina por parte del varón. En el caso inverso, el hombre se siente no deseado y dejado de lado y la mujer se vive prisionera de una doble sensación: por una parte no quiere hacer el amor sin ganas y por otra, no quiere herir a quien ama.

Este síntoma puede ser manifestación de abulia depresiva o temor claustrofóbico ante la relación y el compromiso. Se puede sanar con: Hibiscus (para despertar el deseo sexual), Poisson Oak (para el miedo a la intimidad en la mujer), Sticky Monkey Flower (para el miedo a la intimidad en el varón).

La alexitimia sexual

S.V.: ¿Cómo defines la alexitimia sexual y que esencias recomiendas para éste doloroso estado del ser?

Dr. Eduardo Grecco: En principio, podemos definirla como la incapacidad de reconocer lo que se siente y vive en una relación sexual. Una mujer, por ejemplo, no sabe si tiene o no tiene un orgasmo, si le gusta o no le gusta que le acaricien los pechos, si la penetraron o no la penetraron.

Este padecer es bastante típico de las personalidades histéricas. Sus historias, que resultan, por momentos, asombrosas, no hacen otra cosa que dramatizar la imposibilidad para lograr relaciones profundas y comprometidas. Así, como no saben dar cuenta de sus sensaciones físicas, tampoco tienen claridad emocional sobre sus afectos.

No hay que pensar mucho para darse cuenta de las complicaciones sexuales a que obliga este síntoma. Quien lo padece se ve a merced de las mareas emocionales y sensoriales de los otros y no alcanza muchas veces los niveles básicos de placer.

Se puede sanar con las esencias de la Yerba Santa (para sanar la incapacidad de reconocer lo que auténticamente se siente) y Angélica (para acrecentar la capacidad del alma en sentir el cuerpo).

La tensión muscular como inhibitoria sexual

S. Veilati: ¿Y el quinto mecanismo?

Dr. Eduardo Grecco: Se trata de la tensión muscular crónica, y puede convertirse en una limitación importante en la expresión sexual, ya que, restringe la capacidad de experimentar placer. Cuando este síntoma aparece la motilidad natural y espontánea del cuerpo se encuentra afectada, el sistema involuntario de acción se ha rigidizado, los automatismos comienzan a fracasar, las corazas corporales ahogan la respiración y los ritmos y pulsaciones del organismo ya no vibran adecuadamente. Correlativamente, el “niño interior” está bloqueado e impedido de manifestarse con libertad.

Los músculos tensos se convierten en afectos inhibidos y los afectos inhibidos implican la disminución o pérdida de la sensibilidad. De esta manera los tres pilares de la experiencia de placer (respiración, movimiento y sensibilidad) están, en este proceso, obstruidos y el goce tachado.

Susana Veilati: ¿Qué consecuencias trae todo este circuito de falta de relajación a la sexualidad?

Dr. Eduardo Grecco: Una de ellas es la ausencia de la entrega personal. El cuerpo que no se relaja, es un cuerpo que no vibra, y el cuerpo que no vibra hace inviable el orgasmo o por lo menos resiente su capacidad de manifestación. La llave de todo este dinamismo reside en un alma que se ha puesto rejas.

En la sexualidad de los tiempos modernos, el estrés, la competencia, la aceleración, los imperios de actividad laboral y otros factores hacen que la tensión muscular sea un ingrediente que obstaculiza la fluidez de los vínculos eróticos. Cuando la persona esta tensa, cuando no alcanza el suficiente nivel de una buena relajación, la experiencia sexual no adquiere los matices suficientes para permitir llegar a convertirse en un encuentro creador de felicidad. Por el contrario produce insatisfacción, malestar, angustia y puede ser la causa de problemas psicosomáticos.

En muchas personas el circuito funciona al revés: la sexualidad es el motivo de la tensión muscular que impide el acercamiento erótico. A veces, esto esta provocado por temor, otras por agresión, o por diversas motivaciones inclusive, morales. Sea cual fuere el origen, la sexualidad es vivida como una actividad problemática, conflictiva y displacentera.

Susana Veilati: ¿qué fuerzas pueden estar operando dentro de una persona tan capaces de llevar algo placentero al extremo de lo no placentero.

Dr. Eduardo Grecco: Bueno…aunque parezca asombroso hay en cada uno de nosotros un circuito de condena y de castigo, que en estos casos se actualiza y que hace que la culpa, el miedo o el odio se vuelvan músculo contraído y tenso.

No hay que olvidar que la apariencia del cuerpo es reflejo del perfil de la personalidad y que la contractura física no es otra cosa que la escenificación del endurecimiento del alma. Cuando a una persona tensa muscularmente le damos la consigna de suspirar los músculos se elongan. Esto ocurre porque los suspiros son elongaciones del alma y un alma elongada crea un cuerpo relajado.

Algunas posibilidades florales son Dandelion (para obtener relajación muscular), Zinnia (para lograr espontaneidad), Yerba Santa (para lograr una respiración profunda y armónica) y Pink Yarrow y Purple Monkeyflower (ambas para aumentar la sensibilidad).

Susana Veilati: ¿Cómo definirías entonces la acción de las esencias florales a nivel de nuestra

Dr. Eduardo Grecco: “El poeta Nemer Barud dice “Me di cuenta que te amaba cuando indagué tu ausencia”. Del mismo modo, la sexualidad impedida de fluir libremente por algunos de estos padeceres es una sexualidad ausente que genera en la persona la nostalgia por recuperar el placer perdido, allí las esencias florales son una respuesta adecuada porque restituyen la capacidad de expresión de las emociones y disfrute del cuerpo en la sexualidad y el amor.”

Fuente: Entrevista realizada por Susana Veilati, publicada en www.susanaveilati.com, cedida amablemente por los autores, ambos profesores colaboradores de la formación que realizamos en colaboración con Flobana www.flobana.org. Fue realizada originalmente para los lectores de Espacio Humano.

Comments are closed.