Gestalt Ceres

Psicología. Gestalt. Terapia floral

C/ Paulino Caballero 39, 3º
Pamplona. Navarra
T. 619229486

El método del Dr. Bach, artículo de N. Weeks (comentado por E. Grecco)

El método del Dr. Edward Bach
Según un artículo desconocido de Nora Weeks

Hace un tiempo publiqué un escrito en el cual narraba el encuentro de dos artículos de Nora Weeks desconocidos y que tenían una singular importancia para la reconstrucción de ciertos aspectos de la obra del Dr. Edward Bach. En ese mismo lugar adjuntaba un artículo cuya naturaleza esencial consistía en un interesante agrupamiento de los doce primeros remedios que Bach descubriera en cuatro grupos de tres remedios cada uno, que compartían con ciertos ejes en común.

En esta ocasión quiero presentar el segundo artículo que contiene un diseño del enfoque terapéutico del Dr. Bach y de la forma de aplicar los remedios florales. Tal vez a este artículo Bcah se refiere en una carta en la cual dice:

(…) Creo que el artículo de la Sta. Weeks es lo más simple y hermoso que se ha escrito jamás.

Sin duda, en él, hay sugerentes planteos que nos enfrentan al modo en como Bach trabajaba, a veces tan lejano a como hoy se practica.

THE HEALTHY LIFE
páginas 210 y 211
Septiembre de 1934
Los Doce Curadores

nora_weeks

Fotografía de Nora Weeks

Una introducción a un sistema de Curación por medio de las hierbas descubierto por el Dr. Edward Bach y utilizado eficazmente en muchos casos aparentemente sin remedio. Los remedios utilizados consisten en doce hierbas simples.

Cuando estamos enfermos somos víctimas de los estados de ánimo.

Podemos caer en estados de ánimo como la irritabilidad o la depresión, la preocupación o el miedo, la impaciencia o la desesperanza, etc. Sabemos que un hombre afectado de gota siente que quiere dar patadas a todo y oímos decir: “Estoy tan preocupado que no puedo comer” o “He perdido los estribos y ahora me duele mucho la cabeza”. En cualquier enfermedad, sea cual sea, dejamos de ser esos seres habitualmente felices y sufrimos uno o más estados de ánimo que retardan nuestro regreso a la salud; y si el estado de ánimo se disipa, la enfermedad corporal, también, mejorará.

Un médico que ha dedicado su vida a buscar y probar todas las formas de curación nos ha proporcionado un modo muy simple y eficaz para curarnos a nosotros mismos basado en este principio. Fue un eminente especialista de Harley Street y miembro del personal de varios hospitales, pero nunca estaba satisfecho y no descansaría hasta encontrar un método más puro, mejor y más simple para diagnosticar y prescribir. Decepcionado por los resultados insatisfactorios debido a la utilización de sustancias venenosas como ayudas para la salud e insatisfecho con los tratamientos a menudo complicados y dolorosos, sintió que, puesto que el reino vegetal nos proporcionaba todo lo que necesitábamos, alimento, ropa y vivienda, si lo deseábamos, ese reino en su generosidad con la humanidad también nos proporcionaría las hierbas benéficas para devolvernos la salud.

Después de muchos años dedicados al estudio del hombre, a vivir con la Naturaleza y a aprender sus secretos, descubrió estos tres hechos fundamentales: que el hombre, cuando está enfermo, cae en uno (o más) de diecinueve estados de ánimo; que si se trata el estado de ánimo y se disipa, se recupera la salud corporal; que hay hierbas específicas que tienen un poder indudable para ayudarle a superar estos estados de ánimo.

Como resultado de esto, el diagnóstico de acuerdo con estos tres principios de curación se simplifica mucho; lo único que debemos hacer es encontrar cuál es el estado de ánimo del paciente en el momento actual. No importa cuál sea la enfermedad o dolencia, si hace años que dura o acaba de empezar; ya que la misma enfermedad afecta a diferentes personas de modo diferente, un dolor de cabeza, por ejemplo, hace que algunas personas se enojen, otras se depriman, otras se inquieten y otras languidezcan. Debe decidirse según el estado de ánimo y, entonces, el tratamiento consiste en administrar la hierba que de un modo asombroso ayude al paciente a superar ese estado de ánimo concreto y el progreso de recuperación de la salud se acelerará o, si el tratamiento se inicia pronto, se puede evitar una amenaza de enfermedad.

Se puede ahorrar tanto sufrimiento al evitar una enfermedad. Cuántas veces observamos que cuando una persona contrae una enfermedad se siente cansada o irritable o deprimida y si se les ayuda en esta fase preliminar, se les puede evitar mucho tiempo, dolor y sufrimiento.

No supone una búsqueda difícil o fatigosa descubrir qué hierba se necesita ya que sólo hay diecinueve, cada una de las cuales corresponde a un estado de ánimo; y doce de ellas son para enfermedades de corta duración y otras siete principalmente para enfermedades de larga duración.

Estas hermosas hierbas son casi todas de nuestro campo y puesto que ninguna de ellas es venenosa, no pueden causar ningún daño, pero el efecto de la hierba adecuada en un paciente es extraordinario.

Este método de curación se conoce y practica desde hace siete años y se utiliza ampliamente no sólo en Inglaterra, sino en casi todos los países del mundo. Su gran sencillez y los asombrosos resultados conseguidos atraen en especial a las personas que desean ayudar a los enfermos de una forma práctica y que sienten que no lo han podido hacer por no tener conocimientos médicos. Tan solo hace falta observar un poco la naturaleza humana. Como masajista titulada, radióloga, profesora de gimnasia y dedicada a la rehabilitación deportiva, la escritora se ha dado cuenta de la magnífica ayuda que estos remedios han aportado a las personas que trabajan para aliviar el sufrimiento. Los remedios se convierten una aportación muy valiosa a cualquier otra forma de curación que se utilice y ayudan a lograr el éxito en determinados casos en los que pueda haberse fracasado.

NORA WEEKS.

 

Fuente: Este artículo ha sido amablemente cedido por el Dr. Eduardo Grecco para ser difundido por esta vía.

Comments are closed.