Gestalt Ceres

Psicología. Gestalt. Terapia floral

C/ Paulino Caballero 39, 3º
Pamplona. Navarra
T. 619229486

La anatomía femenina de los órganos de placer

Red-Canna-1924

Explorando la Vulva

La exploración de la Vulva es de gran utilidad para conocer y entender la propia sexualidad y la anatomía femenina. Saber exactamente qué áreas están en tu Vulva y qué función tienen, te dará claridad y orientación, facilitando la mejor comunicación de tu sexualidad.

Busca un lugar acogedor, cómodo, abrigado que puedas acondicionar a tu gusto.

Se consciente de los diálogos que van surgiendo en tu interior mientras te observas y te tocas suavemente. No se trata de valorar, comentar o discutir tus pensamientos sino de explorar tu Vulva con deleite y vivacidad, llena de sensualidad y deseo.

La Vulva, tan única como nuestra cara

Si miras a tu Vulva sentada o de pie frente a un espejo, a menudo no ves nada más que una zona velluda triangular y ocasionalmente un poco más abajo el clítoris y los labios de Venus.

Para investigar tu Vulva, ponte delante de un espejo, Un espejo de mano normal o, mejor aún, un espejo de maquillaje un poco más grande y con soporte que te deje las manos libres para poder explorar tu yoni con los dedos.

El monte de Venus, generalmente velludo, baja hasta a los labios exteriores, que también son velludos en mayor o menor proporción. Los labios mayores y menores forman un óvalo protector que recubre la delicada zona del clítoris.

Una Vulva es tan única como un rostro: en algunas mujeres los labios mayores cubren tanto el clítoris como los labios menores, en otras son tan lisos que el clítoris y los labios menores son claramente visibles. En otras los labios menores pueden ser muy largos, mientras que el clítoris está cubierto por los labios mayores.

El óvalo formado por los labios mayores comienza con el ligamento del clítoris y termina en la punta inferior en el perineo. Esta zona del perineo tiene aproximadamente entre uno y tres centímetros de largo y forma un puente hacia el ano.

Si separas suavemente los labios mayores con los dedos de ambas manos, podrás ver con claridad la perla de clítoris con su cobertura en forma de capucha.

El clítoris

Cuando hablamos del clítoris, la mayoría de la gente piensa en la pequeña perla visible y muy sensible del clítoris. El clítoris, sin embargo, consta de cuatro partes, lo que lo hace presente en todo el suelo pélvico: La perla o glande, el prepucio o capucha, el cuerpo y las raíces.

En cuanto a su forma y tamaño el clítoris también es bastante especial. La perla del clítoris puede tener entre uno y quince milímetros de diámetro, es decir, de un tamaño pequeño apenas perceptible a un tamaño similar a una avellana. La sensibilidad y la excitación sexual, sin embargo, son completamente independientes del tamaño y la forma del clítoris, porque cada perla tiene 8000 terminaciones nerviosas que transmiten sensaciones sensoriales en la excitación sexual. Es simplemente el regalo más emocionante y milagroso de la naturaleza para las mujeres, portador de alegría y disfrute.

El tamaño del cuerpo oscila entre medio y cuatro centímetros. Esta es la zona detrás de la perla. Si conduces el pulgar y el dedo índice de la perla hacia la parte inferior y hacia atrás puedes sentir con exactitud el cuerpo del clítoris. Se siente como una cinta elástica redonda.

Las raíces son la parte invisible e intangible del clítoris, que se separan en forma de Y invertida adaptándose a la forma de la cavidad pélvica, tienen un tamaño de unos siete centímetros y medio.

La perla y el cuerpo están cubiertos total o parcialmente por un prepucio que puede ser largo y voluptuoso o corto y de piel fina. Su función es proteger a la perla del clítoris del constante estimulo. En algunas mujeres, se necesita correr el prepucio totalmente para que la perla esté visible.

En el ciclo de respuesta sexual, el clítoris, los labios menores y el tercio delantero de la vagina forman una unidad funcional.

Entrar en el Templo Femenino

A continuación, puedes ir entrando en la zona interior de tu Vulva. Tiene sentido usar mucho lubricante y asegurarse de que sus manos estén agradablemente calientes. La respiración profunda, los suspiros y los gemidos facilitan en gran medida el acceso al Templo de tu Vulva.

Si deslizas lentamente y con cuidado un dedo en tu Vulva, puedes explorar el área interior. Es aconsejable acercarse a este lugar agradable con cuidado, empatía y de una manera amorosa.

El área interior de la Vulva se siente completamente diferente para cada mujer. En su mayoría es un lugar muy cálido, con algunas zonas muy calientes y diversas, como en un paisaje volcánico. La profundidad del vagina puede variar entre siete y veintisiete centímetros, la abertura en el estado normal relajado puede ser entre dos y medio y ocho centímetros de ancho.

La sensibilidad o excitabilidad sexual de las paredes vaginales posterior y anterior, vistas cuando la mujer está acostada boca arriba, es muy diferente, ya que la parte superior está directamente conectada con el tejido esponjoso de la uretra, muy sensible, lo que hace que esta zona sea muy sensitiva y es de gran importancia para la sexualidad de las mujeres.

La parte superior de la vagina se palpa si deslizas el dedo medio hacia el yoni para que la palma de la mano apunte hacia arriba.

En muchas mujeres, la parte inferior de la vagina es menos sensible que la anterior, pero esto no significa que deba ser ignorada. Cada vez más descubrimos un potencial inusual y extremadamente lujurioso en la parte posterior de la vagina, en el punto hacia el ano y el perineo.

Palpar la parte posterior de la vagina es un poco más complicado. La mejor forma de hacerlo es ponerse es poniéndose en cuclillas e introduciendo el dedo pulgar por delante en la vagina empujándolo ligeramente hacia abajo. A menudo existe la idea de la vagina como una cavidad, que siempre está abierta y lista para la recibir al pene. Pero en realidad está cerrada, con la pared anterior en contacto con la posterior. La vagina debe abrirse cuidadosamente antes de que revele con lujuria su inmensidad y profundidad.

Si ahora se deslizas profundamente en el yoni uno o preferiblemente dos dedos, puedes tocar el cuello uterino (cérvix). Se puede inclinar en diferentes direcciones, por lo que lo puedes encontrarlo al fondo, en el medio o hacia la parte posterior. Alrededor del cuello uterino se sienten energías muy sutiles, que se pueden activar con el tacto en este punto. Si ya no tienes útero, puedes tocar el tejido cicatricial, que también activa estas energías sutiles.

El útero

il_794xN.755927654_rcti

Puedes establecer contacto consciente con el útero de una forma energética y espiritual. Puedes frotar tus manos para calentarlas y cargarlas enérgicamente y colocarlas sobre el útero.

El útero es un órgano musculoso en forma de pera situado en el centro inferior de la pelvis, entre la vejiga y el recto. Fuera del estado de embarazo el útero puede tener una longitud de siete a ocho centímetros y consta de dos partes de igual tamaño, el cuerpo y el cuello uterino (cervix). El cuello uterino sobresale un par de centímetros en el canal vaginal superior. A partir de ahí, el cuello uterino debe ser tocado con los dedos o visto con un espéculo. Durante la ovulación, el cuello uterino es mas ancho y sobresale en el canal vaginal. Sólo cuatro o cinco días después de la ovulación, vuelve a su ubicación acostumbrada hacia abajo.

El útero también desempeña un papel especifico en la sexualidad, ya que su estructura muscular es muy activa. Durante la estimulación sexual, el orgasmo o el contacto con la mano se contrae, causando contracciones rítmicas y sexualmente estimulantes.

Los ovarios

Mientras que en el caso del útero hay al menos la posibilidad de palpar una pequeña parte de este, con los ovarios llegamos a un área donde ya no puedes tocar nada más.

No obstante, tienes la posibilidad de hacer contacto espiritual con tus ovarios. La energía sigue tu atención, lo que significa que puedes dar a tus ovarios un verdadero masaje energético con la ayuda de tu imaginación.

Frota tus manos hasta que se calienten mucho y carguen enérgicamente y colóquelas sobre sus ovarios.

A los lados del útero, en las paredes pélvicas derecha e izquierda, se encuentran los ovarios. En estos ovarios, que son del tamaño de una ciruela, maduran los óvulos. A diferencia de los hombres, que producen hasta dos billones de espermatozoides desde la pubertad, las mujeres producen un número limitado de óvulos durante su vida.

Un feto femenino de veinte semanas de gestación tiene entre seis y siete millones de células capaces de producir óvulos, de las cuales sólo quedan entre 400 000 y 500 000 en el momento del nacimiento. Esta selección de óvulos es un mecanismo natural que llega hasta la menopausia útil para asegurar que los huevos más fuertes y magníficos tengan suficiente espacio para crecer.

Además, los ovarios producen las hormonas sexuales de la mujer, estrógenos y progesterona, así como pequeñas cantidades de testosterona necesarias para el funcionamiento natural de la sexualidad.

Para todos aquellos que buscan apoyo concreto:
Asesoramiento sexual con Vidal Higuera. No dude en pedir cita.

Post a comment