Gestalt Ceres

Psicología. Gestalt. Terapia floral

C/ Paulino Caballero 39, 3º
Pamplona. Navarra
T. 619229486

Meditación Orgásmica

woman-having-orgasm

La meditación orgásmica “OM” es una práctica de bienestar única que combina la atención plena, el tacto y el placer. Es una experiencia en pareja de acariciar el clítoris durante 15 minutos, con un solo objetivo: soltar y sentir.

Necesitareis:

  • Una esterilla de yoga o una manta
  • Una toalla de baño o una toalla grande.
  • Toallita de mano.
  • Cojines
  • Lubricante orgánico
  • Un temporizador

Con una vida sexual insatisfactoria y limitada a preliminares con gestos automáticos sin contacto real de su compañero, seguidos de penetraciones, la estadounidense Nicole Daedone se sintió desconectada de su pareja, sin querer hacer el amor, con una necesidad de satisfacer su sensualidad y el deseo de una conexión más profunda con su pareja. En estas circunstancias Imaginó una técnica de conexión a partir de un masaje repetitivo del clítoris realizado por su pareja. Ella llamó meditación orgásmica a este masaje del clítoris que permite a la mujer concentrarse en sus sentimientos gracias a la inmovilidad: no hay movimiento de la pelvis, como en una interacción sexual.

La idea es liberar a la mujer de la necesidad de dar placer y concentrarse en el suyo. Su pareja se centra en un órgano sexual femenino al que generalmente solo presta atención temporal.

La caricia debe ocurrir de una manera increíblemente específica: en el cuadrante superior izquierdo del clítoris con un movimiento lento hacia arriba y hacia abajo, no más firme de lo que se acariciaría un párpado. Especialmente recomendada para las personas que se sienten insatisfechas sexualmente o que desean una conexión más profunda.

 om2

La meditación orgásmica es una práctica sin objetivos. La intención no es servir como juego previo o hacer que los participantes lleguen al orgasmo. Así es, mientras que la práctica tiene orgasmo en el nombre, el objetivo no es el orgasmo. Más bien, es atraer la atención al momento presente y experimentar placer. Es una meditación en conexión que combina el poder de la contemplación con la experiencia de estar en un estado orgásmico.

 

En la práctica.

La mujer escoge y construye y lugar que le resulte confortable, un nido acogedor en el suelo, con una esterilla, una toalla de baño grande y varios cojines de manera que esté cómoda. La mujer se quita la falda o pantalón y sus braguitas, pero mantiene la parte superior para evitar una tentación innecesaria: el hombre podría excitarse, lo que estropearía el masaje-meditación al ponerle una intención sexual..

Si quieres probar esta práctica recuéstate cómodamente, con la cabeza sobre un cojín mientras tu compañero se sienta a la altura de tu pelvis, a tu derecha (si es zurdo, se sentará a su izquierda y las siguientes indicaciones se invertirán).

Cierra los ojos cerrados durante la práctica y comienza a respira naturalmente dejándote recibir placer.

Indicaciones para él.

Coloca un cojín debajo la rodilla de la pierna izquierda de tu pareja y deja que sus caderas abiertas la pierna izquierda descanse tu muslo.

A menos que te vuelvas hacia ella, no podrás ver su rostro. Puedes mirar con atención la vulva y el clítoris de tu compañera.

om1

Configura el temporizador para dos intervalos seguidos de 13 y 2 minutos haciendo un total de 15.

Una vez posicionados el comienza a describir amablemente y con cariño, para que tu compañera lo eschuche y lo sienta, lo que ves en términos de color, textura y ubicación.

El primer contacto físico que se realiza comienza acariciando el interior de los muslos de tu pareja con presiones suaves y envolventes, sin prisa… hay tiempo.

Antes de tocar la vulva deberás confirmar verbalmente si tu pareja está preparada para el siguiente paso.

Aplica una pequeña cantidad de lubricante en tus dedos y comienca colocando el pulgar de una mano derecha en la entrada inferior de la vagina, el dedo índice de la mano izquierda va acariciando la entrada vaginal desde el pulgar hasta el clítoris.

om3

Después de unos segundos de inmovilidad, puedes comenzar a acariciar el cuadrante superior izquierdo del clítoris, con un movimiento de arriba a abajo. Repite este gesto lento durante 15 minutos. Durante todo este tiempo tu compañera podrá sintonizar con sus sensaciones y necesidades y podrá transmitírtelas. Mas presión, menos presión etc.

Los ultimos dos minutos son para tomar contacto con la tierra, el final está cerca y es hora de ir reposando la energía.

Tras estos 15 minutos finaliza poniendo las dos manos sobre la vulva con una presión cálida y de sostén.

om4

Después del masaje cada uno de vosotros tendréis vuestros propios sentimientos y sentimientos el uno por el otro, quizás un momento en que un fuerte vínculo os una en un sentimiento común.

Para terminar coge una toallita y limpia el lubricante de la vulva de tu compañera desde la entrada de la vagina (no mas abajo) hasta el inicio del monte de venus.

Si quieres probar esta meditación busca tiempo, y un lugar cálido y mira como te sientes, y no te olvides de respirar.

Post a comment